XALAPA, VERACRUZ 28 o C
MÁX. 30° MÍN. 22°
PRÓXIMOS DÍAS
  • M 30.20°C
  • J 28.22°C
  • V 30.20°C
  • S 28.22°C
Papa Francisco inunda de fe los corazones de los fieles en Ecatepec
Karina Villanueva García
15 de Febrero 2016 10:29 A.M. Ecatepec de Morelos México México
COMPARTE LA NOTICIA

Crónica

Son las 8:30 de la mañana, los primeros rayos del sol comienzan a salir y dan su reflejo a los fieles que desde la madrugada del domingo aguardan la llegada del Papa Francisco en el predio El Caracol, ubicado a 30 minutos del centro de Ecatepec y donde ya todo se encuentra listo para la celebración de la misa multitudinaria.

El frio cala hasta los huesos, tal como lo vaticinaron los meteorólogos la temperatura registra los 4 grados centígrados; sin embargo, ni el intenso frio intenso merma el entusiasmo de los presentes.

Algunos feligreses comienzan a integrar las vallas humanas para llenar los 8.8 kilómetros de recorrido del papa, ya en las proximidades del recinto la multitud se hace presente.

Las calles y colonias se visten de todo tipo de artículos; tazas, playeras, sombreros, banderines, gorras, y agua. Todos aprovechan la visita del Papa para hacer la vendimia.

La fila sigue avanzando y ya se escuchan los canticos procedentes del recinto. Son las 9 de la mañana, al pisar el lugar se percibe el ambiente de fiesta y alegría. A un costado del estrado principal, donde en dos horas y media más el argentino auspiciará la ceremonia, un grupo musical anima fervientemente a los feligreses.

En el trayecto se observa gente de todas las edades y estratos; jóvenes, niños, adultos mayores, mujeres, personas en silla de ruedas, misioneros casi en cada esquina. Vienen de Jalisco, Tijuana, Querétaro, Veracruz, Morelia, Pachuca y Zacatecas por mencionar solo algunos, y de municipios mexiquenses como Toluca, Tultitlan, Coacalco, Naucalpan y Luvianos.

De ese municipio del sur del Estado de México,  viene el señor Ignacio Rodríguez López, quién hizo seis horas de trayecto y a quien no le importo permanecer casi 16 horas en el predio, pues dijo por el Papa todo vale la pena e intenta contener la visible emoción que le provoca el poder verlo. “Casi hasta se le ruedan a uno las lagrimas”, dijo.

Para la señora María Elena Basurto de Coacalco la visita del pontífice hará que todos los mexicanos cambien para bien y mueva sus corazones para vivir en un mundo mejor, de Francisco dice, da mucha paz. “Yo digo que todos tienen diferente carisma, pero él da mucho amor, da mucha paz”.

En la parte inferior del escenario un lienzo multicolor decorado por 70 artesanos de San Pedro Xalostoc, que utilizaron aserrín y arena para su creación, se suma a los multiples regalos que recibe el argentino de artesanos mexiquenses, entre ellos un árbol de la vida, realizado en Metepec.

10:48 de la mañana y a través de las pantallas se observa como el pontífice sube al helicóptero que lo trasladará a tierras mexiquenses, a Ecatepec, municipio con más de un millón y medio de habitantes, de los cuales se estima 100 mil viven en condición de pobreza. A una de la capital del país, Ecatepec, el municipio más poblado del territorio mexiquense reporta  el primer lugar en homicidios en el Estado de México, y cifras altas en secuestros, violaciones, robo a transporte público, extorsión y feminicidios,  la alerta de género se decretó en julio pasado.

Pero esas condiciones quedan de lado cuando la multitud explota en cantos y gritos al observar que el argentino comienza el recorrido por la valla humana de 8 kilómetros, los fieles que no tienen acceso a la misa, pero que desde la noche del sábado esperan para ver por un momento, por un instante a veces casi imperceptible, un gesto, un saludo, o una sonrisa del mensajero de Cristo.

En el lugar se ensaya la ola, se dan indicaciones: no gritar, no aplaudir, no alzar los miles de banderines amarillos del estado Vaticano y la bandera de México mientras se realice la misa.

El momento esperado llega y a las 11:40 Francisco hace su arribo a bordo del papamóvil, entonces ya todo es fiesta y emoción, recorre una parte del lugar para finalmente llegar al atrio desde donde observa a la multitud que se dio cita para escuchar su mensaje, multitud que resiste las inclemencias de un clima de 25 grados y un sol que quema y no cede.

El Papa llamó a los católicos a hacer de la Cuaresma un tiempo de reflexión y conversión y a romper con las tentaciones de la riqueza, la vanidad y el orgullo. Después de la comunión, a las 12:37 un rezo memorable del Padre Nuestro, todos al unísono en un momento de unión y fe.

Antes de la bendición final, Francisco hizo un llamado a los feligreses a hacer de México una tierra de oportunidades donde no haya necesidad de migrar para soñar, de ser explotado para trabajar, ni de hacer de la desesperación y la pobreza de muchos, el oportunismo de unos pocos.

Así, culminó la ceremonia religiosa entre aplausos y manifestaciones de cariño, los fieles conscientes de que la visita del Papa no representa una solución mágica a sus problemas, afirman si les da fuerza y ánimo para seguir adelante. Antes de abandonar el recinto el pontífice pide a los presentes que no se olviden de rezar por él.

comentarios
notas relacionadas