XALAPA, VERACRUZ 28 o C
MÁX. 30° MÍN. 22°
PRÓXIMOS DÍAS
  • M 30.20°C
  • J 28.22°C
  • V 30.20°C
  • S 28.22°C
La batalla de electricistas y los banqueros
Luis Rodríguez zavala
28 de Mayo 2016 09:07 A.M. Xalapa Veracruz
COMPARTE LA NOTICIA

Día 8. Es curioso, pero mientras más se aleja del discurso ortodoxo o pragmático y recurre al lenguaje coloquial, de picardías, no de groserías, la gente entiende mejor y jala más con Héctor. En este ejercicio de la política muestra madera de líder. Lo conocen al hablar y lo siguen. Es un tribuno. A las 7 de la mañana está listo, cambiado, ocupa Boss, su loción de Jefe en la traducción del inglés, y encuentra a los taxistas en laguna Casa Blanca de la capital Xalapa. Va decidido a fomentar el desarrollo económico de la entidad. Su agenda es intensísima, agotadora, extenuante, de arriba para abajo, de norte a sur, en el centro del estado, no hay lugar que deje al descuido. Le importa todo, hasta lo que come.

Veníamos de la sesión plenaria de consejeros de Banamex en el hotel Fiesta Americana. Los banqueros y accionistas que todo lo quieren, mientras sea negocio redondo. Escucharon al candidato, aplaudieron la ironía de encontrar el asiento mojado. Ahí estuvo sentado minutos antes Cuitláhuac García Jiménez, representante de Morena ¡¿Pues qué le hicieron?!, bromearía y todos a las risas. Y antes que él, participó el abanderado del PAN y PRD. 3 de 7. Héctor trazó radiografía de su proyecto de gobierno, ponderó ventaja en las encuestas publicadas y contestó preguntas formuladas por voz de la analista Nidia: ¿Duarte apoya a Morena? “Yo también advierto esa circunstancia y preocupación, recuerden que no fui su candidato, pero estamos alertas, no nos descuidamos”, respondería Héctor, considerado “la oposición” al gobierno dentro del PRI, situación incómoda porque carga y afronta esa realidad, desprestigio gubernamental y partidista al mismo tiempo, las pesadas cruces de su campaña. Hacia falta esa comunicación, conocer sus fortalezas, honestidad, experiencia y capacidad. ¿Acaso elegirían a funcionario sin experiencia como Gerente de una pequeña sucursal del Banco Nacional de México, ya no se diga de una dirección estatal o presidencia nacional?, “no, no, no”. ¿Sin experiencia?, por supuesto que “en Banamex no elegiríamos a nadie sin experiencia”, concluiría la elegante analista. Se impone lógica, el sentido común. Los banqueros pasaron lista de presentes.

Salimos en la Suburban hacia el hotel Índigo. Encuentro con su esposa Verónica de la Medina Pardo a las bromas, abrazos, besos, risas y los flachazos de fotógrafos, “déjenlos solos”, en pequeña área de la recepción. Conversaron juntos, tomados de la manos. Verónica retornó a Xalapa y Héctor a la tarea electoral, programada reunión de electricistas. “Tengo hambre Luis, voy a pedir algo de comer”, expresó. Y caminó hacia el restaurante, preguntó al mesero el menú y directamente ordenó varios platillos, sin poses ni desplantes de poder, sino práctica sencillez. Volvió al trabajo, los acuerdos, las llamadas telefónicas y entrevistas para radiodifusoras, reuniones con las estructuras que capacitan para el Día “D”, en memoria al desembarco aliado en Normandía, Francia que terminaría la guerra cruenta de Alemania. Le hablan, como Víctor Avendaño Vázquez sobre las multas de Tránsito y lo escucha atento; le entregan documentos, los lee e instruye atención inmediata. Héctor habla, colaboradores alertas. El cansancio no lo vence. La victoria está a la vuelta de la esquina y nadie quiere quedarse abajo, afuera, al margen, excluidos. Huelen el olor a triunfo, saborean los resultados positivos. Hay unidad tricolor, hay equipo. El candidato toma un breve respiro, descansa.

Y está de vuelta listo a las 6 de la tarde para reunión en corto con la estructura de movilización y supervisión del voto, región por región, ciudad por ciudad, casilla por casilla. Encerrona con cuatro delegados, coordinadores y líderes de las 19 secciones sindicales del SUTERM encabezados por Servando Díaz Suárez y Lorenzo Piedra García, ánimos exacerbados por los recortes en prestaciones y derechos del contrato colectivo de trabajo, derivados de la Reforma Energética, y caldeados por la “corrupta crisis del gobierno, quebranto económico, galopante desempleo y terrible inseguridad”, los fantasma de su campaña. En síntesis, los trabajadores están encabronados, indignados. Y toman como su bandera a Héctor, su guía a Héctor, su líder político a Héctor. “Tienes dos lozas, gobierno federal y gobierno del estado, y te las vas a quitar de encima, con propuestas idóneas, dignificas lo que no queremos, a luz salió lo que está pasando en Veracruz”. Honestidad a toda prueba, reconoció Servando en el candidato de la experiencia, convencidos que es la mejor opción a la hora de votar. Este reportero no los había escuchado ni visto tan duros, fuertes, convencidos, unidos.

Los electricistas lo conocieron de chamaco, “un cabrón que le gustan los retos, trabarse fuerte y ganar. Se que Veracruz está de la chingada, con problemas de salud, carreteras destrozadas, corrupción”. Tiene carácter, temple, determinación, “prestigio del buen trabajo que el político va a cargar toda su vida”, en su quinta y última campaña en la entidad. Y le ovacionan y le aplauden sus propuestas, porque “cada vez que venía don Fidel Velázquez Sánchez (dirigente nacional de la CTM), lo llamaba Carlos R. Smith Veliz (R. de Roberto, líder de la coordinación electricista en Xalapa) y decía vente conmigo al informe en teatro del estado. Héctor estudiaba en la Facultad de Derecho de la UV. Después comíamos en el patio de su casa, en la mesa 10, la última. Ibas entrando y te regalaba un guayabera blanca. A los 26 años, ya era diputado federal y lo sentaron en la mesa principal con don Fidel”. Era su meta, pasó de la 10 a la 1. Lo cumplió. “Queremos que saques al buey de la barranca”, gritan los del SUTERM. “Voy a ser un gobernador de 10”, responde y toma el teléfono de Servando, habla con su líder  Víctor Fuentes del Villar. “Aquí con tus secretarios generales”, expresa Héctor; “las mismas mulas de siempre”, bromea Fuentes del Villar. Y todos sueltan las carcajadas. Quedan de verse pronto.

Pd.- El hombre que más conoce de Seguridad Pública Nacional y Procuración de Justicia en nuestro país, Maestro Ignacio Morales Lechuga, es rector de la escuela Libre de Derecho, Embajador de México en Francia y actual Notario Público en la Ciudad de México, preside el Foro sobre Seguridad y Justicia en Boca del Río. Viernes próximo, 11:00 horas.

comentarios
notas relacionadas