Durante siglos, una de las principales fuentes de hidratación del hombre ha sido el agua.

Si bien esta no fue lo suficientemente potable en sus inicios ocasionando enfermedades en lugar de un bienestar, se ha logrado a través del tiempo obtener agua limpia y apta para tomar.

Durante este tiempo se combinó con el consumo de vino y agua y se vino a sumar hace más de un siglo con las aguas carbonatadas y azucaradas

Sin embargo, la fuente principal de hidratación además de ser fuente de vida en general es el agua.

Cocineros Argentinos

Hoy en día es posible tener garrafones de agua purificada a domicilio con solo llamar a tu proveedor o esperar a que pase el camión a tu zona.

Sin embargo, en estos últimos años y ante el impulso de un gran sector de la población, ahora se buscan alternativas, según esto, más saludables al agua para ayudar a un mejor bienestar

Tal es el caso del consumo del agua alcalina que va muy de la mano con la comida alcalina.

Si bien se han hecho diversos estudios sobre los beneficios que pudiese otorgar el agua alcalina, aún son necesarias investigaciones más exhaustiva para responder a otras afirmaciones hechas por sus partidarios.

Si bien aún falta por hacer una mayor investigación científica comprobada, algunos de los beneficios que se han podido distinguir incluyen:

  • Propiedades antienvejecimiento (a través de antioxidantes líquidos que se absorben más rápidamente en el cuerpo humano)
  • Propiedades de limpieza de colon
  • Apoyo al sistema inmunitario
  • Hidratación, salud de la piel y otras propiedades desintoxicantes
  • Pérdida de peso
  • Resistencia al cáncer

También sostienen que los refrescos, que son notoriamente ácidos tienen ORP muy positivos que conducen a muchos problemas de salud.

Por otro lado se tienen las aguas adecuadamente ionizadas y alcalinizadas que tienen ORP altamente negativos. (Información: Wikipedia)

El té verde es rico en antioxidantes y tiene un ORP ligeramente negativo.

Pero ¿todo es bueno con el consumo del agua alcalina? No necesariamente.

Algunos ejemplos de efectos secundarios negativos incluyen la disminución de la acidez estomacal natural, que ayuda a matar las bacterias y expulsar a otros patógenos indeseables de entrar en el torrente sanguíneo.

Además, un exceso general de alcalinidad en el cuerpo puede causar problemas gastrointestinales e irritaciones de la piel.

Nutrición Con Sabor

Demasiada alcalinidad también puede agitar el pH normal del cuerpo, lo que lleva a una alcalosis metabólica, una condición que puede producir los siguientes síntomas:

  • Náusea
  • Vómitos
  • Temblores de mano
  • Espasmos musculares
  • Hormigueo en las extremidades o la cara

Si bien, es posible encontrar beneficios al consumir agua alcalina, es importante mantener el equilibrio.

Esto es, todo en exceso es malo y consumir alternadamente agua ligera podría ser una mejor alternativa para quienes gustan de tomar agua alcalina.

La idea es mantener en equilibrio nuestro cuerpo, por lo que si logramos brindarle sus nutrientes u mantenerlo hidratado adecuadamente, junto a una buena rutina de ejercicio y sueño, podemos decir que estamos en el buen camino de un mayor bienestar.

Videos cortesía de: YouTube