Tengo un par de hijos entrados a la adolescencia y he notado que ambos tienen un mínimo interés de escribir y por consiguiente, de tomar notas.

El menor busca la forma de escribir menos, lo más corto posible y estamos trabajando con él para que en ese tenor, entonces aprenda a tomar notas inteligentes para que al escribirlas pueda después regresar a ellas.

Este mismos trabajo lo hemos venido haciendo con el mayor, ahora se encuentra en la preparatoria y como parte de su formación previa para el ingreso a la universidad es que practique a tomar notas de la forma más rápida y eficaz posible.

Hemos trabajado desde hace tiempo con la metodología Cornell y bueno, parece ser que lo aplican mejor cada vez.

Incluso ahora en su preparación para el Examen CENEVAL, mi hijo mayor está observando lo valioso que puede ser el tomar buenas notas.

Sin embargo, el proceso de aprendizaje no queda en solo saber tomar notas… es importante usarlas.

La revisión detallada de las notas después de cada clase, o como mínimo en algún momento durante el día antes de acostarse, aumentará en gran medida la capacidad de recordar lo que se ha aprendido.

Resultado de imagen para estudio

Te diré algo que quizás no tengas claro: el ser humano aprende y recuerda a través de la repetición.

Ahora bien, la repetición no es otra cosa que implementar formas de acceder a la información una y otra vez en distintas horas del días, durante los días siguientes y de formas diversas.

Me explico, si hoy fuiste a la escuela, seguramente tu profesor dio su clase y tu tomaste buenas notas de ella.

Si no tienes el hábito de releer tus notas más tarde y repasarlas con cierta frecuencia, por ejemplo, antes de entrar a la siguiente clase, ese nuevo conocimiento no permea tan fuerte en tu memoria a que si la revisas con frecuencia.

Poner atención a una clase, tomar buenas notas y leerlas con constancia se va logrando una penetración del nuevo conocimiento, sin embargo no hay que quedarse ahí.

Aquí te comparto otro hecho importante con respecto a la mejor forma de aprender.

Los estudios demuestran que variar sus métodos y materiales de estudio mejorará su retención y recuperación de información, y mejorará su experiencia de aprendizaje.

Resultado de imagen para habitos de estudio

Algo importante que se ha descubierto es que la mayoría de los estudiantes solo recuerdan alrededor del 10% de lo que leen de los libros de texto, pero retienen casi el 90% de lo que aprenden a través de enseñar a otros.

Recuerdo que cuando estaba estudiando y no me quedaba claro un tema, salía de clase y junto con mis compañeros nos íbamos a la biblioteca a realizar la tarea, al tener un grupo de estudio era más sencillo expresar qué entendió cada uno y así íbamos reforzando.

Llévalo a la práctica y notarás cosas interesantes…

Si lograste entender lo que escuchaste y leíste entonces serás capaz de explicarlo. Quizás te costará un poco ordenar las primeras ideas pero lo importante es lograr dar el primer paso.

Cuando lo explicas y la otra parte lo ha entendido, entonces más que ellos, serás tu quien ya tiene claro el nuevo conocimiento y será más sencillo replantearte más preguntas, ejercicios, etc.

Otra cosa importante a considerar, es que cada uno de nosotros aprendemos de formas muy diferentes, mientras que para unos el leer es la mejor forma de aprendizaje, para otros será el escuchar, ver imágenes o realizar actividades físicas como escribir o estar en movimiento.

Por lo tanto, no existe un método de estudio más efectivo que otro, encontrar tu propio estilo, tu propio método que te conduzca a un aprendizaje más profundo y a una retención a más largo plazo es lo que debes encontrar. Si estás buscando un buen futuro tienes que comenzar con una buena escuela.