XALAPA, VERACRUZ 28 o C
MÁX. 30° MÍN. 22°
PRÓXIMOS DÍAS
  • M 30.20°C
  • J 28.22°C
  • V 30.20°C
  • S 28.22°C
Palabra de Periodista
¡¿Miguel robó, Duarte desvió?! Luis Rodríguez Zavala
24 de Junio 2016 09:24 A.M.
COMPARTE LA NOTICIA
Los muertos que vos matáis, ¿quién
disparó primero?: Los 43 o maestros

Yunes pidió quitar al Fiscal autónomo
porque investiga corrupción de su hijo

PAN tiene razón contra empresarios,
números de Beltrones y Peña cambia

 

Tengo por costumbre leer las portadas de los principales diarios del mundo, sin ánimo de exagerar. Cada mañana una reportera de Centinela, El periódico que no se vende nos envía carpetas del estado de Veracruz, México, América, Europa, Asia (China y Japón, en particular) y Australia. Nos faltan de África, ahora que hago el recuento. Así, todos los días aprendemos el oficio del periodismo, los contenidos de la libertad de escribir y los innovadores diseños para la prensa. Por consiguiente, advierto cómo piensan y actúan los profesionales de la libre expresión, como columnistas y cartonistas y el criterio editorial en los medios de comunicación ante sus sociedades y gobernantes.

Acabo de leer, por ejemplo, la más dura crítica documentada de Andrés Oppenheimer, “golpes bajos, políticamente erróneo y moralmente despreciable”, contra el Papa Francisco, por su fría, cortante y negativa injerencia política hacia su paisano presidente de Argentina, Mauricio Macri, evidencia de la protección papal a Cristina Fernández de Kirchner, ex presidenta acusada de corrupción. Ella que acaba de negar al ex Ministro de Obras Públicas de su gobierno que aventó casi 9 millones de dólares (casi 180 millones de pesos) en efectivo al patio de un monasterio o convento, antes de que la policía lo atrapara. “El dinero que el ingeniero (José) López tenía en su poder, alguien se lo dio. Y no fui yo”, declaró Cristina.

Bien. Acababa de leer la extensa y exclusiva entrevista que dos semanas antes de las elecciones del 5 de junio le hizo la reportera veracruzana Rosa Elvia Vargas al presidente Enrique Peña Nieto para La Jornada. Y ahí dejó muy en claro, lo que hoy pretendo explicarles, analizar y concluir. “Nunca he logrado entender una cosa: cuándo pasó el gobierno (federal) a ser señalado como implicados, (y) culpables”,  en el caso Ayotzinapa de Iguala, Guerrero. Los 43 o más estudiantes normalistas muertos, fueron hechos cometidos por manos de criminales y policías de un municipio y un estado gobernado por el PRD y en parte por el PAN. ¿Por qué culpar de tal crimen al Presidente o a su gobierno?, ta ta ta taaa, exclamaría el profesor Jirafales, en paz descanse. El Presidente podría ser responsable de lo que usted quiera y mande, pero no es culpable de los hechos donde perdieron la vida esos 43 muchachos.

Eso es exactamente, en el caso Veracruz, lo que ahora investigo a fondo, de manera personal, para atreverme a publicar lo que sí puedo y debo demostrar: ¿quién se robó ¡35 mil millones de pesos! del presupuesto del gobierno del estado como acusa, sin ninguna prueba de por medio, Miguel Ángel Yunes Linares?, ayer como candidato del PAN y PRD y hoy como gobernador electo. Esos spots y ataques en campaña de poco le sirvieron. No ganó más votos, por el contrario perdió más de 200 mil sufragios entre su primera y segunda elección. Y aunque usted no me lo crea, en votos Yunes y PAN, solos, perderían la gubernatura. Yunes es gobernador electo gracias a los 139 mil 93 mil votos del PRD, partido que, no obstante la victoria electoral, también cayó estrepitosamente en el ánimo de los votantes, pues perdió en seis años 262 mil 746 votos. ¡¿Qué va a pasar ahora?!, nada que la unidad del PRI no pueda lograr o revertir, resulten primeros en anotarse o alzar la mano, aliados o contrarios, encartados o descartados, juntos o divididos Jorge Alejandro Carvallo Delfin, José Francisco Yunes Zorrilla y Héctor Yunes Landa, con liderazgo político verdadero; y que la verdad jurídica no caiga por su propio peso, tarde o temprano, en el tema del presunto robo rojo o la corrupción azul.

Antes, reflexionemos un poco en las razones o razón fundamental por las que Yunes quiere quitar al Fiscal General y autónomo del Estado, abogado Luis Ángel Bravo Contreras. “Borrón y cuenta nueva”, ofreció bajo la amenaza y ayuda para cambiarlo porque el Fiscal investiga el robo, ese sí, de su hijo Miguel Ángel Yunes Márquez, presidente municipal de Boca del Río. En efecto, hay una averiguación previa donde el hijo no puede probar de dónde sacó tantos millones de pesos, 40 y más, para comprar la millonaria mansión del Estero, en el fraccionamiento Villa Rica de Alvarado, cuando su salario de servidor público, alcalde y delegado del Programa Oportunidades de la SEDESOL, apenas le daba para vivir bien, con esos lujos que acostumbran los nuevos ricos. ¿Evadió impuestos, al SAT, a Hacienda?, evidentemente. Igual que lo confesó públicamente (“pago nómina en efectivo”) el director de Notiver, Alfonso Salces Fernández. ¿O se robaron los recursos públicos o evaden impuestos? O es Chana o es Juana. No hay de otra. ¿Y qué les han hecho?, nada. ¡Vaya!, tamaña impunidad, semejante a la del ex gobernador panista de Sonora, Guillermo Padrés Elías, denunciado por enriquecimiento ilícito y lavado de dinero por sobornos a contratista.

No obstante, entremos en materia de esos 35 mil millones. ¿Quién en su sano juicio puede imaginar, pensar, suponer, creer que te puedes robar 35 mil millones de pesos del presupuesto del gobierno estatal? Bueno, eso lo dice Miguel Ángel Yunes. ¿Y qué pruebas aportó?, él, ninguna. Repite y dice lo que dice el Auditor Superior de la Federación. ¿Y qué dice el Auditor?, que hay desvío de partidas o participaciones federales, con presunto daño patrimonial. Eh ahí el detalle, diría el cómico Clavillazo o don Mario Moreno Cantinflas. No me mal interprete. Por supuesto que esta situación no es para bromear siquiera, sino para marcar la evidente ironía. Primero, del verbo robar al verbo desviar hay un trecho enorme. Segundo, lo presunto o probable es algo que aún no está probado, ni demostrado. Y tercero, hay un reconocimiento de la verdad. Desviar, es el verbo. ¿Cómo explicarlo?, sencillo a la hora de gobernar, complejo en tiempos de auditar. Y le voy a poner este ejemplo concreto: de dónde saca recursos el gobernante para atender una emergencia o desastre natural, sea tormenta o huracán. Lógico, de la partida que tenga dinero constante y sonante. ¿Pero no hubo tormenta Danielle?, en efecto, es verdad. Solo puse un ejemplo para demostrar las consecuencias del verbo “desviar”, sean 35 mil, más 9 mil 557 o 15 mil 839 millones, sumados del 2014.

Otro ejemplo práctico: el de un ama de casa. Su presupuesto lo aplica en prioridades, sea la renta, colegiatura, letra del auto, hipoteca, vestido, pero lo urgente e importante es la comida. Y para cubrir dicho concepto el padre o la madre de familia aplica su criterio, disposición de recursos y aplicación, lo desvíe de una prioridad a otra o viceversa. Salvo prueba en contrario e independiente de errores u omisiones, eso es lo que, parece, ocurrió en la Secretaria de Finanzas y Planeación y otras dependencias del gobierno de Veracruz y le sucedió, aunque por Ley no tenga responsabilidad, al gobernador Javier Duarte de Ochoa. El presupuesto de ingresos asignado, federal y estatal, no alcanza a cubrir todos los egresos. ¿Es un error no decirlo ni demostrarlo?, sí. Y todavía mayor, es un problema y realidad que nadie, hasta hoy, ha justificado y tampoco probado, o sea nos falta información transparente, comunicación social oportuna. Todo eso tiene un precio, costo, consecuencias graves, si, si, si; lo que usted quiera ponerle, no estamos hablando de blancas palomas sino de seres falibles, pero de ahí a acusar que se robó 35 mil millones de pesos hay un abismo. Nosotros, los periodistas de Centinela, iniciamos una investigación propia, a fondo, documentada con el objeto de demostrar que Yunes engañó, mintió, falseó acusación a su modo. ¿Acaso será por eso que los veracruzanos no confiaron en él y apenas una minoría es la que le dio su voto? Lo que sea verdad, insisto, que caiga por su propio peso. Y luego no quiera hacer como la Chimoltrufia, que así como dice una cosa, dice otra. Al cabo que los efectos mediáticos se olvidan de un día para otro. Basta, no obstante en toda acusación o defensa, que se imponga la justicia, caiga quien caiga, sea el cojo, el hablador u otros funcionarios públicos.

¿Quién disparó primero?, no importa, sea uno, 6, 8 u 11 los caídos, muertos en la autopista pública. ¿A quién creerle?, a las pruebas fehacientes. Hay que aplicar la Ley, el Derecho y la Justicia, sean maestros de la CNTE o policías federales, agitadores y provocadores o autoridades, civiles y curiosos. Nochixtlán, Oaxaca gobernado por el PAN y PRD, de nuevo vuelve la burra al trigo, no debe ser otro Ayotzinapa, Guerrero. A destiempo, el diálogo se impune, cayó por su propio peso, sea político en Gobernación, educativo en la SEP o jurídico en los tribunales. Hay muchos culpables, no todos son inocentes. ¿Qué sigue?, además de luto y dolor, urge deslindar responsabilidades y garantizar justicia, sin privilegios ni excepciones. Beligerancia de la CNTE o Reforma Educativa constitucional no es el dilema. Tampoco un diálogo de sordos la luz al final del túnel. A mi juicio, primero hay que entender una cosa, nos guste o disguste, estemos de acuerdo o en desacuerdo, este conflicto y los muertos que vos matáis, parafraseando a Juan Ruíz de Alarcón, no gozan hoy de cabal salud y el Presidente de la República tiene en la gobernabilidad o la Ley, la cuestión a desentrañar. Valoremos la decisión presidencial y confiemos en que sea para bien del destino de la nación. No esperemos mayor tragedia, todo está a la vuelta de la esquina. Enrique Peña Nieto, -no Aurelio Nuño Mayer ni Miguel Ángel Osorio Chong-, tiene la última palabra. Conste.

ENTREPARENTESIS: (Los senadores del Partido Acción Nacional propusieron, desde abril, en el Sistema Nacional Anticorrupción que los empresarios hagan su declaración 3de3. “El 71 por ciento de los empresarios  ha acumulado fortuna gracias a contratos millonarios del gobierno”, señaló el senador blanquiazul Jorge Luis Lavalle. “Trampa vil”, descalificó y dio marcha atrás su presidente Ricardo Anaya, ante la protesta empresarial. Basta de corrupción, clama la Coparmex ante el Ángel de la Independencia ***** Los números de Manlio Fabio Beltrones en carta de renuncia irrevocable a la presidencia nacional del PRI llanamente son impresionantes y ciertos. El tricolor fue el más votado y MORENA y PRD están por perder su registro en algunas entidades. Datos duros en esta edición. Tregua, posición digna del sonorense. Volverá ***** Hay cambios en el gabinete presidencial, antes o después del cuarto informe de gobierno en septiembre. Anótelo ***** Francisco “Paco” Portilla Bonilla, renunció a la Secretaria General de la Legislatura del Estado. ¿Nuevo Fiscal Anticorrupción?, tiene el Derecho y la fama pública honesta. La convocatoria es abierta, sin discriminar a nadie que cumpla los requisitos. ¿Demandamos autonomía, no?, entonces por qué prejuzgar o etiquetar

****  Los 148 presidentes municipales que integraron un Frente Amplio de Alcaldes, FRENNA por sus siglas y los diputados federales, reunidos con el gobernador Duarte pusieron el acento, los puntos sobre las íes y el alto a las amenazas e intenciones del político, señalado de corrupción, que anticipa actos de gobierno, pese a que está impugnado y su elección no ha sido declarada legal ni válida para los efectos de Ley. El gobernador constitucional hasta el 30 de noviembre es Javier Duarte, el mismo que puso fin a toda una época del fuero a funcionarios. Olvidarlo o negarlo es ignorancia o soberbia, cuando los actos de gobierno, día a día, no dejan duda de su estilo personal de gobernar. Casa Veracruz es noticia).
comentarios
columnas relacionadas