XALAPA, VERACRUZ 28 o C
MÁX. 30° MÍN. 22°
PRÓXIMOS DÍAS
  • M 30.20°C
  • J 28.22°C
  • V 30.20°C
  • S 28.22°C
Jaque Mate
07 de Enero 2016 09:48 A.M.
COMPARTE LA NOTICIA

“Un idealista es una persona que ayuda a los demás a ser prósperos”.

Henry Ford

El 11 de junio del año pasado Darren Walker, nuevo presidente de la Fundación Ford de Estados Unidos, anunció que esta organización concentraría a partir de ese momento todos sus esfuerzos para combatir la desigualdad. “La investigación demuestra que la desigualdad extrema debilita el crecimiento económico y socava la cohesión social de la sociedad”, afirmó Walker. Supongo que Henry Ford debe haberse revolcado en su tumba. Seguramente repitió para sí una de las frases con las que más se le identifica: “Pensar es el trabajo más difícil, lo cual es probablemente la razón por la que tan pocos lo hacen”.

La Ford es una de las fundaciones más ricas del mundo. En el 2014 reportó activos por 12,400 millones de dólares y repartió 508 millones de dólares en programas de ayuda de todo tipo. Su dinero procede de las donaciones que Henry Ford y su hijo Edsel hicieron en su momento, las cuales fueron posibles gracias a las innovaciones de Henry en la producción de automóviles que le permitieron acumular una de las fortunas más importantes del mundo.

Henry Ford era un empresario eminentemente innovador. Introdujo la línea de producción que habría de revolucionar la fabricación de automóviles y de muchos otros productos. Simplificó el diseño de los vehículos de motor para producir más unidades a menor precio y con mayor rapidez. Fue el primero en vender automóviles a menos de 300 dólares.

Ford era también un hombre generoso. Fue el primero en pagar, a partir del 5 de enero de 1914, sueldos de 5 dólares por ocho horas de trabajo, con lo cual más que duplicó los 2.34 por nueve horas de labor que su propia empresa pagaba con anterioridad. Los sueldos de Ford eran tan altos para la época que muchos analistas pensaron que quebraría a la empresa.

Su generosidad, sin embargo, era inteligente. Ford estaba consciente de que la línea de producción generaba una enorme presión sobre los trabajadores lo cual provocaba una alta rotación de personal que tenía un costo muy alto para la firma. El nuevo sueldo, que hizo que decenas de miles de personas buscaran empleo en Ford, eliminó la rotación de un plumazo. Al final la medida reconoció una realidad de mercado y de esa forma volvió más rentable la empresa. Por eso funcionó.

Ford creó su fundación con esa misma generosidad inteligente. Le dio a la institución 88 por ciento de las acciones sin voto de la empresa (la familia mantuvo las acciones con derecho a voto). Le dio también estatutos que establecían que los recursos deberían utilizarse “para propósitos científicos, educativos y de caridad, pero todo para el bienestar público”.

La decisión de Walker, quien fue nombrado presidente de la Fundación Ford apenas en junio de 2013, parece ir en contra de los propósitos para los cuales fue creada la institución. Andy Kessler, empresario, inventor y autor, escribía en el Wall Street Journal el 24 de junio: “La fundación está entendiendo lo contrario de lo que su fundador, Henry Ford, sostenía. La sociedad se beneficia de hacer, no de dar”.

Las fundaciones, sostiene Kessler, están perdiendo de vista las razones que llevan a sus fundadores a donarles dinero. Usar los recursos de un hombre que se hizo multimillonario porque produjo bienes de consumo de manera más eficaz que sus competidores para promover un ideal político como luchar contra la desigualdad, cuando él mismo quería usarlos para promover el bienestar social, es traicionar al fundador.

Lo ocurrido con esta institución debe ser tomado en cuenta por todos aquellos multimillonarios que crean fundaciones para donar dinero. Que no se sorprendan si al final los recursos se usan para promover posiciones políticas radicalmente distintas a las que ellos sostuvieron.

· SEGURIDAD PÚBLICA

El artículo 115 de la Constitución ciertamente da a los municipios y no a los estados la responsabilidad de la seguridad pública y de la policía preventiva. Pero la enorme mayoría de los municipios simplemente no tiene la capacidad para cumplir con la función.

@SergioSarmiento

comentarios
columnas relacionadas