XALAPA, VERACRUZ 28 o C
MÁX. 30° MÍN. 22°
PRÓXIMOS DÍAS
  • M 30.20°C
  • J 28.22°C
  • V 30.20°C
  • S 28.22°C
Palabra de Periodista
¡Estúpido, ya eres Gobernador! Luis Rodríguez Zavala
15 de Junio 2017 02:27 P.M.
COMPARTE LA NOTICIA

 

“El error de toda la vida de Miguel, don Luis,

es que siempre quiere ser su jefe de prensa”

                        Lety Márquez de Yunes

                        Esposa del gobernador 

Luis Rodríguez Zavala, periodista, trabajó con

Miguel Ángel Yunes Linares “con y sin poder”

                        Director de

                        Centinela, La Guardia y Legionario, “El periódico que no se vende”

“¿Te está apoyando David?” –López Gutiérrez, jefe de

Comunicación Social de la Presidencia de la República-.

                        Enrique Peña Nieto

                        Presidente de México

“Luis, soy tu compañero de viaje en British Airways a Londres, te invito a vernos, estoy en México”

                        Carlos Salinas de Gortari

                        Ex Presidente de la República

“Eres un periodista terco, perseverante, que no

pierden la fe en algo, que luchan siempre”…

                        Andrés Manuel López Obrador

                        Presidente de MORENA

El Abuelito salió del closet a los 60 años y se enamoró

            Título probable de mi primer libro

Por LUIS RODRÍGUEZ ZAVALA

            ¡Bravooooo! Centinela, El periódico que no se vende está, estamos de vuelta, lejos del bíblico “levántate y anda” de Lázaro y sobreviviendo en tiempos oscuros, guardada distancias con el Maestro que resucitó a los tres días.

            Es apenas prólogo, nada de epílogo o epitafio.

Toda mi vida elegí vivir sin miedos. No tengo miedo hoy que gobierna Miguel Ángel Yunes Linares -“Estúpido, ya eras”- y tampoco soy un cobarde, pero no quiero morir de pronto ni por “accidente” de carro, como le ocurrió a Albert Camus antes de terminar “El primer hombre”, más francés que argelino, aunque nunca olvidó su país de origen en “La sangre de la libertad” y a Carlos Loret de Mola, ex gobernador de Mérida, autor de libros sobre gobernadores caciques y políticos empoderados, ambos tan escritores cuales periodistas de la calle.

            Me confieso un hombre inmensamente feliz y muy, muy sano. No consumo drogas ni tengo armas ni padezco insomnio y trabajo harto, intensa, apasionadamente todos los días, incluidos domingos, de aquí para allá y acullá.

Creo en Dios, aunque no voy a misa ni lea la biblia y menos desde que supe que no existe Biblia original, de acuerdo al investigador Paul Johnson en la “Historia de los Judíos” que me regaló en su casa de Puebla mi querida amiga Francis García Meza.

Tengo muchísimos amigos y amigas. Me faltan dedos de las manos y los pies para contarlos. Ups. Compañeros de viaje, colegas solidarios en la libertad de hacer periodismo valiente, inteligente, innovador, El Cat, Alberto “El Gato” Morales García, la Sub Bertha Ahued Malpica –buenos días Alegría– de El Dictamen, Decano de la Prensa Nacional, Fernando “Tío Corajes” Morales Fernández, Mario Javier Sánchez de la Torre, Marcos “Marmiko” Miranda Cogco, Rafael Castillo Sugasti, María Irene Arceo, Fanny Yépez de Mendiola.

En mi filosofía personal, no dejó nada para mañana y menos para después. Veo la vida en positivo, aún ante nubarrones de crisis económica o tormentas de adversidad profesional. Siempre hay un nuevo amanecer, el sexto nietito, Leonardo, Leo, en parto natural de su mamá Lis, esposa de Abraham Cristiani, mi hijo de 34 años con Maestría en el MIT y empresa Relativity-6 creada en Boston, Massachusetts, Estados Unidos, generador de empleos científicos en Guadalajara y Veracruz para la inteligencia artificial.

Advierto de cerca las traiciones, deslealtades, ingratitudes, miedos –todos tenemos miedos-, faltos de hombría, propios de los seres humanos desconocidos y vivo los principios, valores, integridades de personas conocidas, admirado por ser excepcionales.

            ¿He recibido amenazas hasta de muerte y agresiones?, si. “Te va a cargar la chingada”, para no escribir “te va a cargar la verga” con que me amenazaron a la cuenta de Facebook con mi nombre Luis Rodríguez Zavala o Twitter @PalabradeLuis por publicar que Palacio de Hierro cancelaba inversión, ya, ya, ya aprobada en Plaza Andamar de Boca del Río, “el primer fracaso del gobierno panista”. ¿Imagínese si ese fuera el motivo, causa o razón, qué me podría esperar con el texto de esta columna?

            Son los riesgos de nuestros oficio, al filo de la navaja de sicóticos y mitómanos. Baste abrevar en “Sin senos si hay paraíso”, la serie colombiana de Netflix.

Nunca he presentado una denuncia penal. No confiaba en la Procuraduría General de Justicia y ahora mucho menos confío en la fiscalía general del estado, con minúsculas, a manos del abogado familiar del gobernador, Jorge Winckler Ortíz, incompetente y ridículo, soez y protagónico, torpe y exhibicionista, que se come las uñas de los dedos de las manos con frenesí inusitado. Violaron él, su jefe y la mayoría de diputados locales la Ley, nuestra Constitución, el Derecho natural, para elegirlo Fiscal autónomo. ¿Autónomo?, ¡pamplinas! exclamaría irreverente Mafalda, hijita de Quino.

Baste concluir en las nuevas circunstancias, que cada quién responda por sus actos, así se llame Arturo Bermúdez Zurita, Leonel Bustos Solís, Gabriel Deantes Ramos, Flavino Ríos Alvarado, Antonio Tarek Abdalá Saad, Mauricio Audirac García, Francisco Antonio Valencia García, Carlos Aguirre Morales, Javier Duarte de Ochoa, Antonio Gómez Pelegrín, María Gina Domínguez Colío o Alberto Silva Ramos, pero la autoridad en los tribunales debería ser la primera en dar ejemplo impecable de justicia y respeto a la Ley, sea gobernador, fiscal, jueza, magistrado, en dar ejemplo.

El Cartel de Yunes no debería sustituir a ningún otro cartel y, sin embargo, existe. Delincuentes contra delincuentes, crímenes contra crímenes, ojo por ojo, diente por diente, la Ley del Talión, el Derecho de pernada. ¿Un día Winckler en prisión?, no es pregunta.

¿Cómo veracruzano, meterá usted a la cárcel al gobernador Yunes por corrupto?, pregunté en Catemaco al presidente nacional de MORENA. “Esas son balandronadas”, respondió Andrés Manuel López Obrador en la primera entrevista exclusiva que concede a un periodista local de Veracruz.

Cuando Miguel Ángel Yunes operó, día a día, hora a hora, medio de comunicación a medio de comunicación, la orden de aprehensión del gobierno federal de Ernesto Zedillo Ponce de León contra el cordobés ex gobernador Dante Alfonso Delgado Rannauro, preso 15 meses en el penal de Pacho Viejo, este reportero trabajaba para el Secretario de Gobierno de Patricio Chirinos Calero. Yunes era mi jefe laboral. Al final, Dante resultó inocente de la imputación e indemnizado por la Función Pública  con un millón de pesos.

Hoy Dante denunció que el gobernador panista desvía recursos públicos para las campañas electorales del PAN y el PRD, frente a los ojos ciegos de consejeros del OPLE, incluido su presidente Alejandro Bonilla Bonilla. La evidente impunidad obliga a sospechar que algo está más que podrido en Dinamarca. Baste ver el veredicto de las impugnaciones, exonerado el mandatario azul y la secretaria de SEDESOL, condenado el priísta Fidel Kuri Grajales, dueño del club de fútbol tiburones rojos del Veracruz. Videos y fotos son pruebas convincentes de otra colusión, por ejemplo, en despensas.

¿Meterán a prisión a algún consejero del Órgano Público Local Electoral? Yo, como reportero veracruzano, confío en el presidente Bonilla, salvo prueba en contrario. Pero, mejor, organicémonos, periodistas y ciudadanos, jóvenes y mujeres para, con celulares, grabar evidencias del probable fraude electoral panista, robo de votos, acarreo de votantes, compra de credenciales de elector, mesas electorales contadas. La cínica e impune corrupción, pues. Yunes lo hizo en el PRI, ¿por qué no habría de hacerlo en el PAN? Y su miedo no anda en burro, sabido el crecimiento de su enemigo MORENA.

¡Estúpido, es la economía! expresó Bill Clinton para ganarle la elección presidencial a George Walter Bush. ¡Estúpido, ya eras!, escribí expresión cuando Miguel Ángel provocó reacciones violentas del Movimiento Nacional de los 400 Pueblos. Ya era el gobernador electo, nada tenía por ganar y, en cambio, todo para perder. Es su naturaleza, iracunda, vengativa. El líder campesino César del Ángel Fuentes está en prisión hospitalaria por ¡motín! en Xalapa. Y está en prisión porteña el líder obrero de Tenaris Tamsa, Pascual Lagunes Ochoa, acusado casi de ¡terrorista!

Veracruz, desatada la inseguridad, entró a la famosa lista mundial del horror, gracias a usted. ¿Quién podría explicar que no es cierto, si su mismo gobierno lo reconoce? Estúpido, ya eres gobernador de Veracruz.

Sonría Yunes, deje su mal humor y odios en casa. Disfrute a sus nietos, celebre a sus hijos, sirva bien a los veracruzanos. Sea feliz. Hoy está arriba, mañana podría estar abajo de nuevo. La historia es cíclica, se repite. Y, de seguir así, la historia y las urnas lo condenarán.

Señor Yunes, póngase a gobernar y encárguese de la corrupción, seguridad pública, creación de empleos, pago de salarios a maestros, universidad para todos los jóvenes, pensiones a los adultos mayores, las becas escolares, la regularización de taxistas y urbanos, resuelva lo del crimen organizado. Uff, haga algo y hable menos.

¿Y las amenazas a periodistas? Ejecutado Ricardo Monlui Cabrera en Córdoba y salvado de milagro Armando Arrieta Granados en Poza Rica, uno no puede más que encomendarse a Dios, tomar precauciones y señalar, en nuestro caso, la probable autoría de los Yunes, llámese Miguel Ángel o José Francisco. El valor de nuestra denuncia, en tiempo y forma, hecha llegar al Director de The Washington Post, Martin Baron, el periodista que hizo cimbrar al mundo pederasta del Vaticano en  The Boston Globe. Conste.

ENTRE PARÉNTESIS

El fiscal a modo Jorge Winckler Ortíz y la jueza de consigna Verónica Portilla Suazo podrían estar en graves problemas, observados en sus violaciones al nuevo sistema penal acusatorio, Derechos Humanos y presunción de inocencia, por el presidente de la Comisión Instructora de la Cámara Federal de Diputados, Ricardo Ramírez Nieto. Son consignaciones o imputaciones y juicios amañados. María Gina Domínguez Colío no fue siquiera citada a comparecer, Palabra de Periodista.

comentarios
columnas relacionadas