XALAPA, VERACRUZ 28 o C
MÁX. 30° MÍN. 22°
PRÓXIMOS DÍAS
  • M 30.20°C
  • J 28.22°C
  • V 30.20°C
  • S 28.22°C
Palabra de Periodista
Enloqueció Yunes o Los 400 Pueblos Luis Rodríguez Zavala
01 de Julio 2016 03:40 P.M.
COMPARTE LA NOTICIA

 

1. Las fotos y los guaruras del PAN

que no vio Televisa en Congreso

2. Amenaza Miguel con despidos a

burócratas, Duarte debe basificar

3. Diputados locales eligen al Fiscal

Anticorrupción; Contralor en PGR

Por LUIS RODRÍGUEZ ZAVALA

Tenía meses sin ver personalmente al gobernador Javier Duarte de Ochoa, dedicado a cubrir de tiempo completo las campañas de 30 diputados locales y 7 candidatos a gobernador del estado, para dos años. Por BlackBerry nos comunicábamos, a veces a diario, para compartir nuestros puntos de vista sobre la realidad política de Veracruz. Coincidimos o disentimos, es normal en una relación de primera mano entre funcionario público y periodista. Pero no lo había visto desde que desayunamos en Casa Veracruz y cuando hoy miércoles conversamos en Xalapa soltó las carcajadas ante mis palabras: “saludo a la mitad del gobernador”, bromeé, en serio. Javier Duarte bajó 35 kilogramos de peso, toda una proeza física, a base de dieta y ejercicio. “Le falta reducir 10 kilos más”, comentó el diputado federal con licencia y Coordinador General de Comunicación Social, Alberto Silva Ramos, tuxpeño de nacimiento.

Por ello, cuando una reportera insistió en preguntarle acerca de su salud en el Barrio de El Dique, atrás del popular alcalde Américo Zúñiga Martínez, el mandatario exclamó palabras más, palabras menos: ¡bien, mira cómo me veo de salud, estoy muy bien! Lo cierto, también, es que han pasado muchas cosas en estos días. Por ejemplo, el domingo 5 de junio los veracruzanos elegimos nuevo gobernador con resultados inesperados y poco analizados a fondo. ¿Cómo qué?, como que el PAN y Miguel Ángel Yunes Linares no tuvieron la confianza de los electores y perdieron 417 mil 874 votos en el peor escenario, que ya tenían en la bolsa desde 2010. En ese año, Miguel y el PAN lograron un millón 277 mil 152 sufragios. Hoy, aunque ganaron, Miguel y PAN apenas sumaron 859 mil 278 votos. Hubo 57 mil 444 votos de Coalición PAN y PRD que dan un total de 916 mil 451 votos, sin contar los del PRD. (En números reales perderían Miguel y PAN con la alianza tricolor de Héctor que registra 929 mil 485 votos, ¿imaginarse la que hubieran armado?). La diferencia y el triunfo de Miguel se los dio el Partido de la Revolución Democrática que preside Rogelio Franco Castán, que le aportó 139 mil 93 votos para hacer un gran total de Un millón 55 mil 544 votos, aunque debamos advertir que el PRD cayó desde los 401 mil 839 sufragios que obtuvo en 2010. El único partido que creció en las urnas es el de Morena que postuló al ingeniero Cuitláhuac García Jiménez y ahora irá con una mujer en 2018, la diputada federal de Coatzacoalcos, Rocío Nahle García.

Insisto y reitero estos datos porque en el restaurante Villa Rica de Boca de Río varios comensales discutían con este periodista acerca del resultado electoral y equívocamente consideraban que “el gobernador ya era Miguel Ángel”, dijera lo que dijera yo. Les aclaré, con sus propias palabras, dos hechos. Primero, que Miguel no es aún el gobernador y lo sería hasta el primero de diciembre, o sea dentro de cinco meses y después de que los tribunales electorales así lo determinen por sentencia firme. Apenas es “gobernador electo”, carácter, calidad o personalidad que le confiere la constancia de mayoría. No más. Su elección está sujeta a juicio. Y así como puede ganar el caso, de igual forma podría perderlo. Segundo, que el gobernador lo es y se llama Javier Duarte de Ochoa hasta el 30 de noviembre del año en curso. Entonces ¿quién ha enloquecido de poder?, ¿quién no es todavía gobernador y quiere gobernar, imponer, acordar, tener injerencia en otros poderes autónomos y vetar elecciones democráticas de los diputados locales? O ¿quién es gobernador y actúa como gobernador, acabando fuero del gobernador y otorgando autonomía financiera a la UV, al Poder Judicial y la Fiscalía General del Estado?

Da la impresión que Miguel Ángel Yunes está mal de la cabeza, enloquecido por gobernar y rebasado en sus ambiciones personales de poder gobernar, ¡antes de tiempo! No solo ninguneó, negó o desconoció a los partidos políticos, PAN y PRD, que le dieron candidatura para la elección, pues en su discursó declaró que no gobernará ni intervendrá ni dará recursos a sus partidos, sino que fue a la sede y comprometió oficiosamente a Magistrados y Jueces del Tribunal Superior de Justicia del Estado, representantes del Poder Judicial autónomo, pese a que aún no está legitimado, ni ha sido declarada legal y válida su elección. Es decir, para los juristas, está subjudice, en proceso judicial que resolverá en primera instancia el Tribunal Estatal Electoral y en segunda instancia y revisión la Sala Superior del Tribunal Electoral federal. Paradójicamente, fue al Poder Judicial del Magistrado Presidente Alberto Sosa Hernández, el mismo, ¡por favor léalo bien! al que el gobernador Duarte le otorgó por decreto la autonomía financiera del 2 por ciento en el presupuesto estatal. ¿Una locura?, noooo, ¡por Dios! Es una justicia anhelada, desde la revolución, a la que Miguel no puso buena cara ni valoró positivo en su carta. Por fin, hay magistrados y jueces independientes en lo económico. Acaso no es para reconocerlo y aplaudirlo. Un mérito, tarde o temprano no importa ya, de Duarte. Es su facultad y la ejerció a plenitud.

Otra responsabilidad acertada del gobernador fue su decreto para darle Autonomía Financiera a la Universidad Veracruzana. Más cuerdo no podría ser. Duarte otorgó a la Máxima Casa de Estudios el cuatro por ciento directo del presupuesto del estado. Hecho histórico, calificó la política rectora Sara Deifilia Ladrón de Guevara González. Y no sólo lo critican por tal acción, responsabilidad, congruencia, sino que los diputados locales panistas y perredistas decidieron salirse de la sesión del pleno de la Legislatura, el Congreso Local, para no votar a favor ni apoyar a la UV. Se abstuvieron. ¿Quiénes están locos?, porque en campaña cuando quería ese duro voto universitario, el candidato del PAN y PRD ofreció y firmó que daría el cinco por ciento del presupuesto a la UV y hasta su vida, con ánimo de magnificar. Vaya incongruencia. Cuándo el gobernador Duarte le da el cuatro por ciento de Ley, no solo los diputados panistas no defienden a la UV para aumentarlo al cinco por ciento, sino que le dan la espalda y se salen del recinto legislativo para no votar, ni a favor como debieron hacerlo, ni en contra como podían cumplir a cabalidad su responsabilidad. ¡¿Nombres, nombres, nombres?! ¿Acaso maestros y estudiantes no salieron a protestar en las calles por esos recursos públicos?, ¿acaso no todos defendieron a la UV?; entonces, ¿quiénes están locos de poder y no poder?

Miren ustedes, Miguel Ángel Yunes anunció que iría, por la tarde, a Palacio Legislativo para dar una conferencia de prensa en contra de la elección del Fiscal Anticorrupción que, por Ley, es atribución y facultad de los 50 diputados locales de todos los partidos políticos. Lo acompañarían el presidente nacional del PAN y candidato a la presidencia de la República, Ricardo Anaya Cortés y Santiago Creel Miranda, ex Secretario de Gobernación con Vicente Fox Quesada; atrás, en tercera fila, el presidente del sol azteca Rogelio Franco. Trascendió que Yunes está custodiado, ¿testigo protegido?, por 17 agentes federales desde que metieron a la cárcel a la maestra del SNTE, Elba Esther Gordillo Morales, aunque a fuerza de escribir verdades me consta que al menos cuatro guardaespaldas sí cuidan su seguridad. Lo vi con sus nietas en Plaza El Dorado cercano a Boca del Río, los guaruras estratégicamente apostados en vigilancia personal. Bastaría contarlos en el video de la Legislatura, fortachones, altos, celosos del blindaje de protección a su jefe ¿Qué ocurrió finalmente en la Legislatura?, gritos, jalones, enfrentamiento, golpes, lesionados (uno de los guardaespaldas), violencia fuera de control a la salida del Congreso local. ¿Entre quiénes?, entre grupos del Movimiento de los 400 Pueblos y grupos de simpatizantes panistas. Los 400 Pueblos traen desde hace 20 años choques y protestas contra Yunes, por la represión de que fueron objeto los campesinos cuando era secretario general del gobierno priista de Patricio Chirinos Calero, encarcelando al líder César del Ángel Fuentes, cuyo hijo Marco Antonio del Ángel Arroyo es hoy diputado y dirigente de la organización, quien asumió la responsabilidad que corresponda al Movimiento. ¿Enloqueció Yunes o Los 400 Pueblos? Yunes decidió provocarlos, salir a confrontarlos en la calle, a sabiendas de que llevaba agentes de seguridad y grupos de simpatizantes. Le funcionó esa estrategia. Ricardo Anaya incluso se sube y pone de píe, en el estribo de la camioneta Suburban blanca para saludar y despedirse con una sonrisa en el rostro. Yunes lo hizo de la misma manera, sonriente. Nadie lo golpeó afortunadamente, lo demuestra el video. El vehículo acabó bajo una lluvia de latas de refresco, piedras, tabique, patadas. “Agresión”·, gritaron y todo lo capitalizaron hora a hora. ¿Y a quién acusaron de ese enfrentamiento?, ¡al gobernador Duarte! Y por la noche, Yunes pidió la destitución del Fiscal Luis Ángel Bravo Contreras. ¿Por qué razones?, no’maaaas, porque se le ocurrió que no detuvieron a nadie. ¿Qué no corresponde a Seguridad Pública y Fuerza Civil dicha tarea?; en fin, todo escándalo les es válido para atacar al gobernador y desprestigiar a Veracruz. Joaquín López Dóriga en Televisa dedicó 5 o 10 minutos al tema. Saldo blanco, no hubo muertos. “¡¿Podían haberlos matado?!” Carlos Loret de Mola lo repitió seis veces en la mañana. Ninguno habló de la provocación panista para ir a manifestarse en el Poder Legislativo, ni que Yunes quiere imponer su voluntad al Congreso de diputados para que no elijan Fiscal Anticorrupción al impecable abogado Francisco Portilla Bonilla, una propuesta de la mayoría priísta. ¿De quién es el Derecho de votar y elegir?, de los diputados de todos los partidos, ética y jurídicamente: ¿me está leyendo señora presidenta interina nacional del PRI, Carolina Monroy Del Mazo?, ups. Batallas perdidas o tronos cedidos. ¿La Ley qué establece?, que hay que elegir Fiscal. Surtía efecto el escándalo, cancelaban y diferían esa elección, aprobada la nueva sala de tres magistrados. ¿Por qué Yunes actúa como gobernador, cuando no es gobernador?, porque está enfermo de poder, baste ver su nuevo acuerdo con Sara en Lomas del Estadio. O a su hijo Miguel Ángel Yunes Márquez, alcalde de Boca del Río –denunciado e investigado en la Fiscalía por enriquecimiento inexplicable–, encabezando a grupo de presidentes municipales panistas para denunciar al gobernador Duarte en la Delegación de la Procuraduría General de la República, PGR, por participaciones federales. ¿Y a qué hora van a trabajar por el desarrollo y progreso de Veracruz?

Ironía del destino, nada tema quien nada deba. En esa Delegación porteña comparecía el contador Iván López Fernández, ex Contralor General del Estado, en averiguación por uso indebido de atribuciones y funciones, artículo 217, fracción III del Código Penal Federal, aunque ningún reportero pudo confirmarlo. Y, citados como testigos de los hechos, se presentó a desahogar informes el transparente contralor Ricardo García Guzmán, en cuyo despacho de Palacio de Gobierno aparece esta bella frase de Kierkegaard: “Quien vive éticamente siempre tiene una vía de escape. Cuando todo va en su contra, cuando la oscuridad de la tempestad desciende sobre él y ya nadie puede verlo, él no naufraga y permanece aferrado a un lugar seguro: a si mismo”. El titular del Órgano de Fiscalización Superior, Orfis por sus siglas, Lorenzo Antonio Portilla Vásquez, también señalado por Iván como testigo. Fue citado el jueves 30.

En estos escenarios francamente resulta ridícula la carta de Miguel Ángel pidiendo la intervención y ayuda del presidente Enrique Peña Nieto en Veracruz. Olvida que en debate Olmeca falsamente acusó al Presidente de la fuga del Chapo, en entrevista de televisión lo calificó de un mal Presidente de la República y en mensaje de candidato electo condicionó su trato de gobernador al trato que le de el Presidente. Hoy quiere Yunes que intervenga el Presidente, violando la Ley, en el Congreso del Estado y ante el Gobernador autónomo del estado, de quién pide lo destituya alegando locura y media. ¿Qué responderá el presidente Peña de gira en Canadá y Chile?, veremos, diría un ciego, con los ojos bien abiertos. Los diputados son mayores de edad y deben transitar el camino de las leyes, sin temores y con nuevo liderazgo. Ustedes disponen, lo que otros proponen. No exageren prudencia ni se conviertan en políticos blandengues. ¿Basificar al personal de confianza, con grado de Jefe de Departamento para abajo está mal?, tampoco, porque es una legítima demanda y derecho laboral. Yunes amenaza sutil con despidos a trabajadores del gobierno, ¿Duarte los defiende y protege?, ojalá lo hiciera. La misma Ley garantiza sus trabajos y derechos, pero mucho mejor para su tranquilidad el respetar y tener sus plazas basificadas.

A finales de junio la Revolución ha hecho justicia a todos en el gobierno de Veracruz, pues de una u otra manera respondieron a los llamados de justicia pronta y expedita. No es una locura lo ocurrido, simplemente son decisiones congruentes, éticas y jurídicas: fuero, UV, Poder Judicial, Fiscalía General del Estado y Fiscal Anticorrupción, en jueves pendiente votarlo. O la cesión de Casa Veracruz y oficinas anexas a la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Atención a Periodistas y a Víctimas de Delito. Nada se desmantela, todo queda en buenas manos, como otros lo prometieron.

Miguel Yunes, cuando sea gobernador en diciembre, si es que por Ley lo es, podría revocar tales iniciativas y decretos. Sería su Derecho. ¿Para qué tanto brinco estando el suelo tan parejo? En Veracruz no hay ingobernabilidad. Hay un Gobernador en funciones y pleno uso y derecho de sus facultades. Nos guste o no nos guste. Conste.

ENTRE PARÉNTESIS: (Veremos. La señal la puede ver hasta un ciego. La sesión del pleno en la Legislatura da mucho de que hablar, pero convence la viril y valiente actitud del diputado Marco Antonio del Ángel en tribuna. Asumió a cabalidad los hechos y anticipó la lucha que viene para quedarse, al menos los próximos dos años. Los actores de la izquierda son los mismos de ayer enfrentados hoy al gobernador electo o viceversa. Festinan panistas diferir el nombramiento del Fiscal Anticorrupción, punto sexto del orden del día: “De la Comisión Permanente de Procuración de Justicia, dictamen con proyecto de decreto mediante el que se propone al pleno de esta Soberanía al ciudadano para ocupar la titularidad de la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción”. El tiempo puede esperar, quizá no tanto un hombre digno, Francisco Portilla, que merece la confianza de los veracruzanos, dada su limpia trayectoria personal, familiar y profesional e impecable currículum de servicios. Quién haya ordenado modificar y posponer el orden del día que rectifique oportunamente o asuma el caos interno de las mujeres y los hombres del Partido Revolucionario Institucional, por la impunidad de amenazas, presiones y provocaciones. Es hora de fajarse los pantalones y asumir el mandato del cambio en las urnas. Allí está de ejemplo Nochixtlán, Oaxaca, convertido en un laberinto sin salida para los gobernantes).

comentarios
columnas relacionadas