XALAPA, VERACRUZ 28 o C
MÁX. 30° MÍN. 22°
PRÓXIMOS DÍAS
  • M 30.20°C
  • J 28.22°C
  • V 30.20°C
  • S 28.22°C
Palabra de Periodista
El proyecto de Alberto Silva Luis Rodríguez Zavala
29 de Octubre 2015 12:52 P.M.
COMPARTE LA NOTICIA

1. Abrazo de Beltrones a Mota y pasea Duarte a Adolfo: la palabra de Peña

2. Ausencia que registró el Presidente nacional del PRI: “Pepe sí confirmó”

3. El imperio de Halliburton, inversión y empleos: la Luna naranja de Tuxpan

“El que no cree vencer, ya está vencido”. Letrero de Hacienda San Miguel Regla en Huasca, primer Pueblo Mágico de México, tierra de Osorio Chong con excepcionales prismas basálticos, sencillamente increíbles.

“Don Luis, no tengas duda de que voy a ser el candidato del PRI a gobernador, yo voy a ganar la candidatura. ¿La elección de gobernador?, no lo sé. No sé, en verdad, si vamos a ganar. La elección será muy dura y complicada”. Con esas palabras literales, más o menos, José Francisco Yunes Zorrilla me había dicho ¡todo!, en el pasillo principal de acceso al aeropuerto internacional “Benito Juárez” de la Ciudad de México, donde nos encontramos por casualidad…

Un día antes, había pasado a su oficina en el Senado de la República ubicado en Paseo de la Reforma. Hablamos sobre la sucesión gubernamental de Javier Duarte de Ochoa. Conversación sin concluir, le acompañé en su camioneta rumbo a Querétaro. Le sugería apretar el paso. Indeciso en los compromisos y los tiempos, Pepe pidió volviéramos a hablar a su retorno, sin fijar fecha, hora ni lugar. Descendí de la Suburban, aunque Yunes Zorrilla insistía en acompañarlo más adelante, antes de abordar el segundo piso por el Periférico y el Bosque de Chapultepec. Detrás, mi secretaria ejecutiva Bety Cruz Mota manejaba mi Toyota, pero no teníamos el TAG para transitar por el segundo piso. Al día siguiente, como ya referí, nos encontramos en el aeropuerto, él venía de regreso y yo volaba a Veracruz. De pie, sin sentarnos, continuamos la plática sobre el mismo tema. Entre muchas otras cosas, le dije que tenía una actitud tibia y, no obstante, su fama de político caballeroso, a sus espaldas también le atribuían una fama de tibio. Hecho que no le ayudaba en nada. No perdió la compostura ante mis palabras y observaciones: “de entrada si tú mismo no te lo crees, si no lo decretas, no solo no vas a ganar, vas a perder. Y recuerda que ya perdiste una elección y te lo anticipé, sentados, en el jardín de mi casa en el fraccionamiento Ánimas de Xalapa”. Un color rojo apenas acentuó ligeramente su rostro güero. Quedamos en volver a vernos.

El domingo ese letrero “El que no cree vencer, ya está vencido” en la porfiriana, bellísima y fría ex Hacienda San Miguel Regla, a 13 grados en la montaña mágica de Huasca, Hidalgo, el primer Pueblo Mágico de México, sencillamente excepcionales, espectaculares e increíbles sus prismas basálticos, por implosión, tierra del Secretario de Gobernación y ex gobernador del estado, Miguel Ángel Osorio Chong, me recordó aquella charla con el ex presidente municipal, ex diputado local y ex diputado federal de Coatepec. Él que perdió la primera elección para Senador de la República, el mismo que Fidel Herrera Beltrán hizo presidente estatal del PRI, él que actualmente sigue cobrando en la nómina oficial como Senador de la República, ¿ha trabajado de algo más o sólo ha vivido de la política priísta?, el mismo y único militante y consejero que estuvo ausente en la asamblea de unidad del consejo político estatal del PRI en el WTC de Boca del Río, presidida por el presidente nacional del Partido Revolucionario Institucional, Manlio Fabio Beltrones Rivera. “Lo registro, Pepe había confirmado asistir”, escuché y anoté. En cambio, bajo protesta (¿realmente acalambrados por las probabilidades de Alberto?), sí asistió otro Senador de la República, más osado y decidido aspirante a la candidatura tricolor a gobernador, Héctor Yunes Landa, amigo amigo, amigos verdaderos, de Manlio Fabio, como pude constatarlo en Tijuana, Baja California, durante la elección de gobernador que perdió el popular Fernando “El Diablo” Castro Trenti, actual Embajador en Argentina. Felipe Amadeo Flores Espinosa, ex presidente rojo, se disculpó porque vacacionaba con su esposa, no obstante su hombre de confianza Fernando Vázquez Maldonado protestó de nuevo como director de Patrimonio del Estado, y Gonzalo Morgado Huesca sencillamente no llegó. Viene la unidad, “primero y siempre”, advertía el hombre leyenda Fernando Gutiérrez Barrios, jefe de Beltrones, cuyo hijo Jorge pasó lista de presente.

Primero el programa y luego el hombre, acotaba el ideólogo tuxpeño don Jesús Reyes Heroles. El acto del PRI fue todo un glorioso éxito, como siempre, como en el pasado. Alberto “El Cisne”, “Súperbeto” o “El Príncipe Alberto” Silva Ramos es el nuevo Presidente, con mayúsculas, estatal del partido. Los mensajes, que reproducimos en estas páginas, de Beltrones y Duarte ninguna duda dejaron. No hay Veto, hay Beto. En la baraja para la sucesión gubernamental de 2 años “no puedo descartarme, cuando no me he encartado”, respondió el inteligente tribuno que como alcalde transformó la ciudad y puerto de Tuxpan en 3 años, en entrevista con el prestigiado periodista Jorge Fernández Meléndez. Alguien le preguntaba ¿si la presidencia del PRI es un trampolín para algo más? y Alberto, quien no tiene pelos en la lengua, ¿o sí?, ¿pregúntenselo al panista Miguel Ángel Yunes Linares, a quien, implacable, ha puesto en su lugar?, contestó: “para subirse a un trampolín, primero hay que ver si hay alberca y agua, pues si no hay agua, uno se puede estrellar. Si está muy fría, le puede dar pulmonía. Si está muy caliente, uno se puede quemar. Vamos paso a paso. La política no es, va siendo”. Nueva vuelta de tuerca en la sucesión de Veracruz, editorializó Menéndez, “el proceso más interesante del 2016”.

De Celestún, el santuario de los flamencos rosa y la segura Mérida aterrizaba en el puerto jarocho. Terminado evento y charla con los periodistas Estefanía “Fany” Yepez de Mendiola y Raymundo Jiménez García, acompañé a Beltrones, Duarte y su esposa Karime, colado en el convoy con el Secretario de Gobierno Flavino Ríos Alvarado y el coordinador de la diputación federal veracruzana, Erick Lagos Hernández. Adelante el diputado Adolfo Mota Hernández, el delegado en primera fila Jesús Medellín Muñoz y Enrique Ampudia Mello, un tiempo coordinador de asesores de Beltrones. Iban todos felices de la vida, a las carcajadas con las bromas y confidencias y anécdotas. ¡¿Mota, patrón?!, ironizaban. Entonces, Manlio Fabio abrazaba fuerte, cálido y cariñoso, a Adolfo para expresar “Mota de Gamboa” y, casi cargándolo, añade, “también Mota de Beltrones”. Ellos, que bien sabían de lo que hablaban. Hicieron equipo, el 1, 2, en la Cámara Federal de Diputados y la Cámara de Senadores. Adolfo que paseaba o placeaba el gobernador Duarte entre los aviones privados, hagan donde caminaban, dialogaban y reían solos, frente a nuestras miradas. La anécdota en Los Pinos. César Camacho Quiroz, coordinador del Grupo Legislativo del PRI, presentaba a sus compañeros. El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto recordó cuando Adolfo Mota pidió o podía ser Presidente de la Cámara. El mexiquense gobernante había propuesto a otro mexiquense ex gobernante. Se lo confiaría: “propuse a César”. Eso fue ayer. Hoy, el Presidente Peña expresó a César Camacho que debía devolver el apoyo. ¡¿Mota, Presidente de la Cámara Federal de Diputados?!, anótelo, recuérdelo. Al final, Javier Duarte me preguntaría mi opinión del evento e invitaría a Erick Lagos a irse con él y Karime en la Suburban. La historia estaba escrita.

El Proyecto de Alberto. Es martes. Escribo ahora bajo enorme, espectacular Luna llena, naranja naranja, sobre el río Tuxpan y la mar de Tuxpan, en esa luz de Luna sobre plena oscuridad en la playa de marea alta, transitando 2 kilómetros a la orilla de las olas, que se me hicieron eternos como de 20 kilómetros, hacia el maravilloso, -así lo veo, no obstante una manita de gato y el buen mantenimiento no están de más-, hotel Isla Tajín en medio de manglares y esteros, lagunas de agua dulce, luego de comer exquisito en El Atorón con mi amigo y magistrado don Ignacio González Rebolledo. Había quedado con su hermano Paco, Francisco Silva Ramos, con quien comimos el sábado en el Cacharrito de Boca del Río, igual que su hermana Mirta. ¿Cuál es el proyecto de Alberto?, la respuesta es sencilla, como dice la sección amarilla: el mismo de Duarte. ¿Y cuál es el proyecto de Javier Duarte de Ochoa?, que el PRI gane la elección, con el candidato, llámese como se llame y apellide, que mayores probabilidades tenga de ganar la elección. No hay por qué hacerse bolas ni confundirse. Y el Gobernador ha dada pruebas con creces de que sabe la estrategia, tiene el librito de avanzada, ata y desata gente clave, realiza la obra pública maestra, anticipa las alianzas o coaliciones perfectas y en las urnas necesarias y con los votos suficientes arma y desarma las campañas y contracampañas ¡para lograr el triunfo del PRI una y otra vez! Obvio, nada hay asegurado ni garantizado. Aliados de un lado, PVEM, PANAL, AVE, Vía Veracruzana y adversarios del otro, PAN y PRD juntos, además de Movimiento Ciudadano y MORENA que van solos. Javier sabe jugar el ajedrez político. ¿Es ilegal que lo haga?, no, para nada, mientras cumpla la Ley. ¿Es algo malo?, tampoco, no seamos ingenuos. Todos los políticos en el poder, de México o de China o de Estados Unidos, azules, amarillos, verdes o rojos lo hacen. Insisto, mientras no violen la Ley, es inclusive sano que lo hagan lo más abierto y transparente posible. Basta de simulaciones, engaños y mentiras. Duarte es del PRI y se debe al PRI. No lo ha traicionado, como lo hacen e hicieron otros. El propio Miguel Ángel Yunes, el propio Dante Alfonso Delgado Rannauro, el propio Andrés Manuel López Obrador fueron hasta presidentes estatales del PRI. ¡¿Para qué nos espantamos?!, hoy ya no les conviene a sus intereses y se fueron a otros partidos o formaron sus propios partidos. Y nadie los estigmatiza ni censura o cuestiona hoy en día.

En fin, el proyecto de Alberto está en marcha. ¿Cómo? En el respeto a los méritos de las mujeres y hombres y jóvenes de sus 212 comités municipales para el próximo proceso electoral de 30 diputados locales. En la creación del primer organismo estatal de síndicos y regidores. En la definición, sin tibiezas, de la dirigencia del PRI en “defensa de los nuestros” e implacable, dura, frontal, directa contra los de afuera, “los pillos con fuero” (Miguel Ángel Yunes Linares es un pillo, como también lo calificó el propio líder de MORENA, Andrés Manuel López Obrador). Alberto Silva tiene 2 pilares, el gobernador Duarte que logró el mayor número de votos en la historia del PRI, más de un millón 300 mil sufragios y el maestro Juan Nicolás Callejas Arroyo, un líder verdadero del SNTE de norte a sur de la entidad. Hace tiempo he visto trabajar al Presidente del PRI en el Ayuntamiento de la ciudad y puerto de Tuxpan que transformó en progreso, movilizó a la Sedesol estatal, cambió la Comunicación Social del gobierno del estado y en la Cámara Federal de Diputados mostró de qué madera está hecho desde el primer día, padre de 2 hijos, Sarah Camila y Emiliano Alberto, hoy soltero, graduado en 2 carreras de Ciencias Políticas y Derecho, y notable experiencia con sus 48 años de edad cumplidos el 9 de septiembre. Es un político de resultados, más que de respuestas. Sin embargo, durante ese tiempo ignoraba yo que es o fue un campeón de golf y un hijo del Ejército, al cabo su señor padre lo es el General Francisco Silva Ortiz. Por lo pronto, Alberto suma su primera victoria: hablar del PRI, para bien en la mayoría y para mal, en una minoría. No hay peor ataque o crítica para un político que ignorarlo, que no mencionarlo, que no hablar de él, aconsejaba el maestro del periodismo crítico, don Julio Scherer García. Hoy el PRI ha vuelto por sus fueros, incluido el omitido PRI de Fidel. En todos lados hablan del partido tricolor. Y esto apenas comienza.

ENTRE PARENTESIS: (Así de increíble es la inversión, los empleos y el enorme parque de maquinaria sofisticada de Helliburton en el entronque de la autopista de Tuxpan – México con la carretera a Poza Rica. Sencillamente uno no puede creerlo, como los aviadores, 120 al menos identificados, que de manera corrupta pagaban desde la época de Miguel Ángel Yunes Linares en el gobierno.)

comentarios
columnas relacionadas