XALAPA, VERACRUZ 28 o C
MÁX. 30° MÍN. 22°
PRÓXIMOS DÍAS
  • M 30.20°C
  • J 28.22°C
  • V 30.20°C
  • S 28.22°C
Palabra de Periodista
El “Gato” de López Obrador y el “chivo expiatorio” de Yunes Luis Rodríguez Zavala
23 de Marzo 2017 02:58 P.M.
COMPARTE LA NOTICIA
 
• Y número 13 de Cuitláhuac
• Perderá el cacique: Huerta
• Pone en su lugar a MORENA
XICO, VER. .- “Ya te leí” crónica exclamó Andrés Manuel López Obrador en Citláltepec de Mejía al comenzar su primer día de gira por Veracruz en Jalcomulco y acá su grito de “Gatooo” hizo voltear a todos a la Suburban blanca, ya sentado de copiloto porque terminaba el cuarto día de la gira en Xico, a pocos kilómetros del penal de Pacho Viejo, donde este domingo también terminaba recluido Flavino Ríos Alvarado, ex Gobernador de Veracruz, a quien el Presidente nacional del partido MORENA calificó de ser un “chivo expiatorio de Yunes”.
Fue un final de su discurso, “me van a aguantar como disco rayado”, de precisiones, tal cual el espaldarazo al dirigente estatal del Movimiento de Regeneración Nacional, Manuel Huerta Ladrón de Guevara, frente a las dos mantas blancas de mujeres de Pacho del Macho contra Guadalupe Amaro que protestaban y pedían su destitución. “Allá va a perder el cacique alcalde”, dijo Huerta al reportero, . “Manuel aguanta, el pueblo se levanta”.
Por su parte, Cuitláhuac García Jiménez, diputado federal, había aclarado y declarado que AMLO no pidió al PRD unirse a MORENA, sino a perredistas valiosos, como su presidenta Barrales. “La agencia de El Universal mal interpretó esa información”, acotó. Y, en corto, palabras que trascendían al micrófono abierto, sobre el templete, López Obrador lo corregía con “el número 13 maldito y el 12 bendito”, por el diputado local Sebastián Reyes Arellano que se les fue del grupo legislativo en la Legislatura y de cuyo nombre ni apellidos mencionaron. “Noooo, maldito número no, porque yo nací un 13 de noviembre”, aclaró el tabasqueño de Tepetitlán en Macuspana. Y todos sonrieron.
López Obrador se iba feliz de la vida. “Ahhh, cómo estás, ¡el mejor fotógrafo de Veracruz!”, expresó a Alberto Morales García, cámaras en manos y hombros. Y “Andrés” coronaría su grito de “no hay duda, el Gatooo”.
Ni la lluvia ahuyentó a la gente, tampoco en Teocelo, en cuyo parque alertó de los medianamente inteligentes y con ser un poco lambiscones para ocupar cargos públicos. “Se van a ir por un tubo”, concluye. MORENA está creciendo como la espuma en el mar. Ahora ya piensan que con MORENA van a llegar, se van a colar, hay quienes dicen vamos a negociar, a ver cómo nos ponemos de acuerdo, si no me vas a dar a mi la candidatura a la presidencia municipal, entonces la sindicatura o quiero ser cuando menos regidor. No nos estemos peleando por el partido, aquí no está el problema”.
Pone en su lugar a MORENA, “no se va a acabar, no se aflijan por los grupos, vamos por un cambio verdadero a acabar la corrupción”. Hasta Miguel Ángel Yunes se quiere infiltrar en el Movimiento, apuntaría.
Y le aplauden a rabiar, corean lo que de él quieren: “Presidente, Presidente, Presidente”.
Andrés Manuel acusa los 100 días del gobernador Yunes que prometió orden, meter a Javier Duarte a prisión, acabar la inseguridad con drones y en cambio se ha incrementando la violencia en más del cien por ciento. “No se puede apagar el fuego con fuego”.
De Flavino Ríos habló esto: “ahora agarran a un chivo expiatorio que fue gobernador interino que no tarda y lo van a tener que dejar libre porque lo acusan de supuestos delitos menores. Eso es pura faramalla” de Yunes, “cómo sino supiéramos” del encubrimiento y los acuerdos del PAN, PRD y el PRI.
Repite y repite su mensaje. Le tocaba comida rumbo a Xico. Abrumador el abrazo de mujeres y hombres mayores. A esa hora y a poca distancia, fotógrafos, camarógrafos y periodistas esperan traslado de Flavino de la sala 2 de juicios orales al penal de Pacho Viejo. Agentes del Fiscal Jorge Winckler Ortíz, abogado particular de la familia Yunes, lo habían detenido a las 08:15 horas, saliendo de su casa del fraccionamiento residencial detrás de Plaza Américas y, sin resistirse llevado a la Policía Ministerial.
No existía orden de aprehensión. Tampoco fue citado antes a declarar.
Horas más tarde lo presentaron ante la Jueza de Control Alma Aleida Sosa Jiménez, validó las actuaciones de la Fiscalía y le decretó la legal detención y prisión preventiva de un año, a petición de los fiscales Carlos Alberto Cadena Estrada y José Tomás Francisco Hernández Morales, por los presuntos delitos de “tráfico de influencias, abuso de autoridad y encubrimiento por favorecimiento”.
Tranquilo, chamarra negra y camisa blanca, pantalón azul marino, notario público en funciones, Flavino Ríos salió conversando con su abogado, custodiado por agentes, subió a la Suburban gris, placas YDN-80-99 y en un minuto lo trasladaron hasta internarlo al reclusorio contiguo, custodiado por elementos de la Guardia Civil y de Seguridad Pública.
Se había declarado inocente y un preso político.
A punto de internarlo retiraba lentes oscuros del rostro.
En domingo, duplicado el término constitucional para defenderse, permanecerá preso hasta el 18 de marzo, fijada fecha para audiencia de imputación por la juez del presidente del Tribunal Superior de Justicia, magistrado y dueño del diario El Liberal de Coatzacoalcos, Edel Álvarez Peña.
Asistido y captados por las lentes de Foto Jarocha, Víctor Garrido Cárdenas, ex colaborador en la subsecretaria de gobierno, después pretendía ocultarse de las cámaras y pasar desapercibido. Molesto, increpó a reportero tomar imágenes dentro del penal. Junto con Carlos Reyes Sánchez, yerno del doctor Flavino, introducían bolsa de medicamentos y maleta de ropa. A su lado el periodista Carlos de Jesús Rodríguez Rodríguez, solidario, intervenía también para evitar fotografías.
Con fama de hombre honorable, el veterano político de Minatitlán, ex diputado federal y local, ex secretario de Educación Pública y de la Secretaría de Gobierno y Gobernador de Veracruz durante 50 días, en sustitución de Javier Duarte de Ochoa, asumía el liderazgo de su propia defensa, sin perder el temple, a los 66 años de edad.
La historia puso a Flavino Ríos Alvarado ante el mayor dilema de su vida: probar que es inocente, violada la presunción de inocencia que contempla y le otorga la Ley. Una entrevista con Adela Micha en Televisa y las fechas de la PGR para que el Juez Federal obsequiara la orden de aprehensión contra Duarte son determinantes, hacen prueba plena de tal inocencia.
¿Nace un líder?, no es pregunta, dadas las nuevas circunstancias, opinan reporteros de la fuente política y policiaca.
Y , sin defenderlo, AMLO recordaba en Xico al represor Yunes, “es un represos corrupto”. Volvía a los temas que ocupan su agenda, de severos señalamientos contra la presidencia y, en particular, contra el Gobernador de Veracruz. “Mi pecho no es bodega y siempre digo lo que pienso”.
La lluvia se había ido en segundos.
Entre aplausos, besos y abrazos, de niñas, abuelitas, hombre recios de sombrero, jóvenes, el líder de MORENA prometía volver y se despedía, porque mañana lunes viaja a Nueva York a defender a nuestros inmigrantes, más de un millón de veracruzanos, del prepotente Donald Trump, “ese pueblo trabajador que genera más divisas para México que el petróleo, alrededor de 24 mil millones de pesos al año”. El reto, el debate, las acusaciones cruzadas con el gobernador de Veracruz habían quedado atrás. “El poder atonta a los inteligentes y vuelve locos a los tontos ¡Safo!”-
comentarios
columnas relacionadas