XALAPA, VERACRUZ 28 o C
MÁX. 30° MÍN. 22°
PRÓXIMOS DÍAS
  • M 30.20°C
  • J 28.22°C
  • V 30.20°C
  • S 28.22°C
Acertijos
Del Popol Vuh: “Quien busca al Espíritu, que siga el camino de los animales”.Camelot Gilberto Haaz Díez
27 de Junio 2016 01:48 P.M.
COMPARTE LA NOTICIA

UNA DE PERROS

 

Poco antes de partir a Houston, Texas, a ver la magia de Messi y de los argentinos, en un comedero orizabeño, al celebrar el Día del Padre anticipado, mi hija Ximena y Karina me hicieron una propuesta como El Padrino, de esas que al principio se rechazan. Sensibilizaron mi sentimiento y me contaron la historia de dos perritas, una que era la madre y que estaba ciega, ciega ya de por vida porque ninguna operación le devolvería la vista, y una hija, una chiquita que le servía de guía a la madre pues, al solo olfato la sigue y la perra chica la va orillando por los caminos de la vida, como un Lazarillo de Tormes. Era una tragedia, decían, porque si no les encuentran hogar de adopción, las sacrificarían en la perrera municipal. Me hacia el desentendido. Tengo dos perreras porque siempre tuve perros, los dos últimos fueron un Boxer y una perrita Buldog  inglesa, los domingos los acostumbraba que les compraba un pollo rostizado y hubo veces que comieron mejor que yo. Son inteligentísimos, el domingo me veían llegar y sabían que ese día comerían como si fuera restaurante dominical. Murieron en poco tiempo los dos, una se llevó al otro, la perrita tuvo que morir en domingo, sabiendo que era el día que les llevaba el alimento de la calle. La encontré tendida, inmóvil, echada con las cuatro patas estirada, le llamaba y nada. Presentí que había muerto y, cuando uno los encuentras así, duele, hasta lágrimas se derraman.  Llamé a un vecino para que me ayudara a envolverla en un zarape y la metí a una caja para llevarla a sepultar, la enterramos con el cariño que le tuvimos los años que vivió con nosotros. Poco tiempo después murió el perro Boxer, ella se lo llevó, jugaba sola en el cielo y quería a su compañero. Lo mismo, el dolor que llega. Operación similar, enterrarlo. Juré ni uno más en lo que me queda de vida. Las perreras se limpiaron y así se sostuvieron por un año. Sin los ladridos nocturnos o mañaneros. A ese ruido lo suplió unos gallos de pelea que un vecino llevó y que en azotea colindante con la mía, joden y joden por las madrugadas. Despertarse cada mañana con el despertador es un suplicio para muchos, pero para los gallos no supone ningún problema. Según un estudio, estas aves, no necesitan la luz del sol para despertarse, pues tienen un reloj interno que les alerta de la hora del amanecer, incluso en los cambios de estación. Al término de la comida, con la insistencia de mi nieta Maraya, les dije que, a mi regreso de Houston decidía si las adoptaba. Regresé y no esperaron ni un minuto, me imagino que el avión aterrizaba en Veracruz cuando ya estaban las dos perras, madre e hija, en mi domicilio, en ese prado bello que mi jardinero de la Perla, Joel, conserva como los de Versalles. Ya estaban allí las dos moviendo la colita como hacen los perros para presentarse.  Es una historia triste, la madre callejera y ciega parió a 8 perritos cruza con Labrador, en un contenedor de la calle, de los cuales solo vivieron 3. La perrera municipal las tuvo en custodia, adoptaron a dos de ellos, la última no pudieron separarla porque era la guía de la madre. O se llevaban las dos o sacrificaban a la madre ciega. Terrible. Pues ya tienen nueva vida. Tarea para todos, para la tropa que los verá: Marta, Irene, Rosalía, Jorge, Joel, Montiel, cada uno de ellos tendrá la encomienda de que vivan bien y felices. Es la historia de dos perritas que un día llegaron a casa y ahí están, como la Puerta de Alcalá, viendo pasar el tiempo.

 

JUAN GABRIEL

 

Fui la semana pasada al concierto del maestro Juan Gabriel, el llamado Divo de Juárez es una gente de talento, talentosísimo. Durante dos horas y media puso locos a cientos de orizabeños y cordobeses y gente de la región. Bailó desde su Noa Noa hasta lo que le apareció. El escenario fue la Plaza de Espectáculos La Concordia, antiguo feudo de toros, allí Juan Gabriel cortó orejas y rabo y la gente salió contentísima. Llovió y aprovechó para improvisar que por eso vino a Orizaba, quizá sabiendo que es la ciudad de las aguas alegres. Aquello era una coladera, había que driblar el agua, porque las goteras eran frías en ese calor humano donde Juan Gabriel sublimaba. He escrito hasta el cansancio que Orizaba es una ciudad de primera, presenta espectáculos musicales, arte, tiene un Teleférico y muchísimo parques de recreación para los pobladores. Casi al final del concierto, se le vio malito, al comenzar a levantarse en los tiempos que se sentaba, se le notaba el dolor en una pierna, sus asistentes le cambiaron zapatos y le pusieron unas tipo chanclas y el hombre no dejó de cantar. Llena donde se presenta. Es caro el boleto, pero lo vale. Gracias, Maestro, hiciste la noche casi de San Juan a cientos y miles de orizabeños. Que Dios le cuide, para seguir oyendo esa música solo de él. Salió del concierto enfermo. En el mismo camerino le atendieron. Una lesión en una rodilla, que luego atendió el médico traumatólogo, Roberto Arenas Diaz en Trauma Center. Se le agradece, por cuidarlo. Es una gloria muy nuestra. Un orgullo de México.

 

COPA EUROPEA DE SELECCIONES

 

Cuando el juego terminó, y la selección de Portugal, sin merecerlo, ganó en el último minuto que también tiene 60 segundos, según Fernando Marcos, Cristiano Ronaldo y Pepe, dos del Real Madrid, corrieron a consolar al gran Modric, su compañero en ese equipo. Nunca había habido tantas lágrimas en un juego, como esas que soltaron los croatas, pero el futbol es así, no siempre gana quien mejor juega.

comentarios
columnas relacionadas