XALAPA, VERACRUZ 28 o C
MÁX. 30° MÍN. 22°
PRÓXIMOS DÍAS
  • M 30.20°C
  • J 28.22°C
  • V 30.20°C
  • S 28.22°C
Jaque Mate
04 de Enero 2016 09:45 A.M.
COMPARTE LA NOTICIA

“La política es quizá la única profesión para la que se piensa que no se necesita preparación previa”.

Robert Louis Stevenson

CUERNAVACA.- Cuauhtémoc Blanco fue un futbolista inusitado. Su cuerpo encorvado y corto cuello no parecían ofrecer los atributos necesarios para un atleta. Nunca fue un jugador elegante. Era individualista y se metía en pleitos innecesarios. Su pose de flechador tras anotar era considerada insultante por jugadores y públicos rivales. Tenía, en cambio, una gran imaginación, el don de sorprender y la capacidad de reinventarse constantemente, incluso cuando a los 42 todavía estaba activo en el futbol profesional.

La cuauhteminha, una jugada con la que saltaba con el balón sostenido entre los pies para salvar las piernas del defensor, lo hizo famoso en el mundo. Sin embargo, las mismas características que lo hicieron un buen futbolista conspiran hoy contra él en su nueva carrera como político.

Una serie de circunstancias confluyeron para permitir el triunfo de Cuauhtémoc en las elecciones del 7 de junio de 2015 en Cuernavaca. Su fama personal, por supuesto, fue crucial. El rechazo de los ciudadanos a los partidos tradicionales resultó también importante, pero otro factor tiene que ver con la fragmentación del voto y el abstencionismo. El gobernador Graco Ramírez postuló a su secretario de Gobierno, Jorge Messeguer, como candidato por el PRD y el Partido del Trabajo, pero hubo de conformarse con el tercer lugar. La batalla se definió entre Cuauhtémoc, postulado por un Partido Social Demócrata ya sin registro en el resto del país, y la priista Maricela Velázquez.

Cuauhtémoc logró el triunfo con 39,861 votos contra de 31,455 de Maricela Velázquez. Son cifras pequeñas, empero, frente a los 338,650 habitantes que el censo de 2010 registraba para Cuernavaca. Aun así, Cuauhtémoc consideró su triunfo como un amplio mandato popular. Tuvimos un primer vislumbre de su actitud cuando en la conferencia de prensa de la noche del 7 de junio declaró sobre sus rivales: “Me los chingué”.

Los mejores estadistas de la historia han entendido que la política es el arte de lograr acuerdos y limar asperezas. Los gobernantes no asumen su responsabilidad para hacer lo que quieran sino para conciliar diferencias entre la población. La política es una forma de tomar decisiones colectivas sin llegar a los golpes o a las armas. Cuauhtémoc, sin embargo, parece convencido de que sus 39 mil votos le dan los tres puntos del vencedor sin que quede nada para los rivales.

El gobierno de Blanco empieza con un pleito que puede tener consecuencias negativas importantes. La decisión de no renovar el convenio de Mando Único hizo que el gobierno del estado retirara armas y equipo a la policía municipal, lo cual pareció dejar la ciudad sin protección ante la delincuencia aunque de inmediato comenzó el Operativo Delta con efectivos federales.

El trienio de gobierno apenas empieza. Es demasiado pronto para juzgar a Cuauhtémoc positiva o negativamente. Quizá este hombre que surgió de una gran pobreza familiar para convertirse en uno de los mejores futbolistas mexicanos de todos los tiempos pueda aprender las artes y las prácticas de una política exitosa. Una vez ganada la elección, de hecho, a nadie le sirve la confrontación con contendientes u otros niveles de gobierno. La política no es un pleito de vecindad en el que hay que vencer al contrario para después humillarlo con una pose de flechador.

Cuauhtémoc posee la capacidad para sorprender y volar con la pelota en una cuauhteminha que deje atrás a sus rivales. Pero el propio presidente municipal debe darse cuenta, como lo afirma él mismo en su página de internet, que “un hombre puede ser un integrante crucial en un equipo, pero un hombre no puede hacer un equipo”.

· GISELA MOTA

El asesinato de la presidenta municipal de Temixco, Gisela Mota, a manos de pistoleros contratados, subraya la importancia de combatir el crimen en Morelos de manera unida y sistemática. Es terrible que los grupos políticos aprovechen ahora el homicidio para promover sus posiciones.

@SergioSarmiento

comentarios
columnas relacionadas